Tecnología del agua

La tecnología del agua es vital en el sector hortícola. Un sistema de riego preciso y sofisticado es un requisito previo para el crecimiento óptimo de los cultivos. La calidad adecuada del agua es esencial; debe estar en buenas condiciones y su uso ser seguro. Un sistema de riego ajustado a las condiciones de los cultivos, al tipo de sustrato y a los factores internos y externos, asegura el crecimiento óptimo del cultivo, que a su vez se refleja en el rendimiento de la producción.

Gestión del agua

Los sistemas de control del agua no solo incluyen las tuberías, sino también los sistemas de almacenamiento de agua, tratamiento del agua, recirculación, unidades de fertilización y sistemas de transporte de agua. Todos los posibles requerimientos y necesidades se pueden integrar en el plan de gestión del agua para asegurar que los cultivos alcancen su máximo potencial.

Recirculación

El agua es un bien escaso y los horticultores de invernadero lo saben muy bien. Los horticultores actuales tienen una amplia selección de materiales y sistemas a su disposición, que les permiten utilizar el agua de manera eficiente y rentable al mismo tiempo. La recirculación es una de las opciones disponibles diseñadas para el aprovechamiento eficiente del agua. La recirculación, también conocida como circuito cerrado de agua, consiste en la reutilización del agua de drenaje. El agua de drenaje se purifica mediante luz ultravioleta o calefacción. El sistema de recirculación también produce un ahorro de costes significativo en términos de fertilizantes.

Debets Schalke suministra e instala todos los sistemas de riego nuevos o reacondicionados de dentro y fuera del invernadero.